Empleados de la nueva planta automotriz Honda que costó miles de millones de dólares en Celaya, Guanajuato, en el centro de México. Muchos en el gobierno de los Estados Unidos, e incluso algunos en México, dijeron que el nuevo acuerdo comercial al que llegaron con Canadá, ayudará a aumentar los salarios extremadamente bajos de la industria automotriz de México. Foto AP/Eduardo Verdugo.

13 de nov. (Sentido Común) -- La promesa del presidente Donald J. Trump de aprobar de inmediato el tratado comercial entre Canadá, Estados Unidos y México, también conocido como T-MEC, podría verse obstaculizada por el reciente triunfo electoral que logró el partido Demócrata en las elecciones intermedias del 6 de noviembre, reportó el diario The New York Times.

      Los demócratas, que lograron quedarse con la mayoría de la Cámara de Representantes por primera ocasión en ocho años, parecen estar determinados a no avalar el acuerdo alcanzado por los tres países de Norteamérica a finales de septiembre --por lo menos hasta que México no cumpla el compromiso que hizo de reformar su leyes laborales para homologarlas con las de sus vecinos del norte, principalmente en materia de libertad sindical.

     “Sin la aplicación no tienes nada. Sin eso, digamos, estamos solo cambiando el nombre del TLCAN”, dijo Nancy Pelosi, quien ahora es la vocera de la mayoría en la Cámara de Representantes, al diario estadounidense, antes de la votación que acabó favoreciendo a su partido.

     Sin embargo, funcionarios del gobierno siguen confiando en que podrán obtener los votos para aprobar el nuevo tratado comercial trilateral, el cual será firmado por los mandatarios de los tres países a finales de este mes en Buenos Aires, Argentina, en el marco de la reunión G20.

     Los funcionarios de la Casa Blanca consideraron impulsar el acuerdo revisado en la próxima sesión legislativa, aún cuando su postura estará debilitada por los resultados electorales, pero tampoco quieren generar una reacción contraria de los legisladores de ambos partidos por no presentarlo.

     Claro que el camino para la aprobación del T-MEC será complejo.

     Incluso, un grupo de demócratas conocido como Congressional Progressive Caucus, expresó ya sus preocupaciones de avalar el T-MEC sin garantizar que Canadá y México cumplan con los compromisos asumidos en el mismo, reportó el portal de noticias Politico.com.

     “Si bien algunas de las disposiciones en materia laboral son más fuertes, la aplicación no existe”, dijo el representante del copresidente de esa agrupación de legisladores, Mark Pocan, en un evento el lunes reportado por Politico. “Así que puedes tener palabras bonitas pero [si] no hay forma de hacerlas cumplir, esto realmente no significa nada”.

     Este grupo de legisladores demócratas ya intentó evitar que el gobierno de Estados Unidos, en ese entonces encabezado por el presidente Barack Obama, utilizara la facultad conocida como Trade Promotion Authority (TPA) para aprobar por la vía rápida, o ‘fast track’, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) con otros 11 países.

     Los esfuerzos de ese Progressive Caucus detuvieron las discusiones al grado que hubo un cambio de gobierno y el presidente entrante de aquel entonces, Donald J. Trump, optó por no firmar el pacto comercial multilateral, en el que también participan Canadá y México.

     Otros, sin embargo, son menos pesimistas sobre el futuro del T-MEC y creen que la ratificación del nuevo marco comercial norteamericano difícilmente estará en juego, por la importancia que tiene el comercio para muchos estados de la Unión Americana, sin importar el partido que los gobierna.

     “Creemos que el tratado de libre comercio se va a firmar con republicanos o con demócratas”, dijo Fernando López Macari, el presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), en conferencia de prensa. “No vemos la posibilidad de que el tratado de libre comercio no se vaya a firmar, no vemos ningún impedimento”.

     Lo que sí ven los integrantes de IMEF es un mayor contrapeso a Trump frente a algunas de las políticas comerciales restrictivas que ha tratado de imponer desde que tomó posesión del cargo.

     “Creemos que el que los demócratas hayan ganado la Cámara Baja trae un contrapeso interesante al presidente Trump y a sus discursos proteccionistas, principalmente en materia de comercio internacional”, agregó López Macari. “Lo que es una realidad es que no va a ser tan fácil para el presidente Trump encontrar eco en sus iniciativas en la Cámara Baja y esto sin duda va a ayudar a que los mercados vean con un mayor equilibrio las decisiones políticas y comerciales que se tomen en los Estados Unidos”.

 



Fecha de publicación: 13/11/2018