La firma de T-MEC depende de que Estados Unidos exente a México y Canadá del pago de impuestos por las exportaciones a territorio estadounidense de acero y aluminio. Foto archivo.

Donald J. Trump, el presidente de Estados Unidos, negocia la posibilidad de firmar el nuevo pacto comercial que alcanzó con Canadá y México en un evento simbólico en territorio estadounidense, como una estrategia política que mande un mensaje a sus simpatizantes a un par de semanas de la elección legislativa del 6 de noviembre, reportó el portal de noticias Politico.

     No obstante, esa posibilidad enfrenta la resistencia de los gobiernos de Canadá y México, quienes no están dispuestos a hacerlo a menos que Trump exente a ambos socios del pago de impuestos por las exportaciones a territorio estadounidense de acero y aluminio.

      “El presidente Donald Trump quiere promocionar el nuevo acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá con una ceremonia de firma simbólica antes de las elecciones de medio término”, reportó Politico. “Pero los aranceles de Trump sobre el acero y el aluminio de México y Canadá podrían descarrilar sus planes para que los dos vecinos participen en su show”.

     Una de las promesas de campaña del empresario convertido en político, de 72 años de edad, era terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), porque lo consideraba un acuerdo nocivo para los intereses de su país.

     Así, en el evento que quiere organizar junto a Enrique Peña Nieto y Justin Trudeau, el presidente de México y el primer ministro de Canadá, Trump quiere presumir que el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) cumplió con esa promesa.

     Si bien la firma del T-MEC es una buena noticia porque mantiene el libre comercio en la región, los dos socios de Estados Unidos quieren que la Casa Blanca deje de cobrarles los aranceles que impuso al acero y al aluminio para supuestamente cuidarla seguridad nacional del país.

     “No habrá nada de eso mientras las tarifas estén vigentes”, dijo el embajador canadiense David MacNaughton a Politico, al tiempo que el gobierno mexicano no ha confirmado ni descartado esa opción.  

     El acuerdo comercial todavía tendrá que ser ratificado por el Senado de Estados Unidos, pero eso muy probablemente no ocurrirá sino hasta el año que entra, por lo que la posible firma será simbólica.

     Jesús Seade, el representante del presidente electo López Obrador en el proceso de negociaciones del T-MEC, dijo al periódico Reforma que el nuevo acuerdo no debería firmarse hasta que Trump elimine los aranceles.

 

 

 

     

 



Fecha de publicación: 19/10/2018