La agencia de calificaci髇 crediticia Standard and Poors recorta la perspectiva de la calificaci髇 soberana de M閤ico, de estable a negativa. Foto de AP/Henny Ray Abrams.

1 de mar. (Sentido Com鷑) -- La econom韆 mexicana sufri una degradaci髇 en su perspectiva de 慹stable a 憂egativa por parte de la agencia calificadora Standard & Poor抯 ante las expectativas negativas que ha generado el gobierno del presidente Andr閟 Manuel L髉ez Obrador entre los inversionistas, que podr韆n derivar en un menor crecimiento econ髆ico.

      Para la calificadora, la decisi髇 del mandatario de reducir la participaci髇 del sector privado en el sector energ閠ico, combinado con otros eventos, como la cancelaci髇 de la construcci髇 del Nuevo Aeropuerto Internacional de M閤ico (NAIM) en lo que fue el lago de Texcoco, han minado la confianza de los inversionistas y, por tanto, los pron髎ticos de crecimiento para el pa韘.

     Pesa a su acci髇, S&P, con sede en Nueva York, confirm la calificaci髇 que brinda actualmente a M閤ico de 態BB+, o el octavo sitio en su categor韆 de grado de inversi髇.

     揕a perspectiva negativa refleja nuestra opini髇 de que los potencialmente mayores pasivos contingentes y una menor previsi髇 de crecimiento econ髆ico podr韆n erosionar el perfil financiero del soberano, de tal forma que esto podr韆 llevarnos a bajar la calificaci髇, escribieron Joydeep Mukherji y Lisa Schineller, los analistas soberanos de M閤ico para la agencia calificadora, una de las tres m醩 importantes en el mundo, en un comunicado.

     El anuncio de la calificadora se suma a otros que han venido realizando otras agencias sobre la calificaci髇 del pa韘, o bien sobre algunas de sus principales empresas. En todos los casos, las perspectivas han ido empeorando ante diversas decisiones del nuevo gobierno que para las calificadoras podr韆n incrementar la presi髇 sobre el buen estado de las finanzas gubernamentales, como su apoyo total a la empresa petrolera estatal, Petr髄eos Mexicanos, que enfrenta una delicada situaci髇 financiera ante su deuda de cerca de 106 mil millones de d髄ares y la ca韉a de su producci髇 petrolera a niveles no vistos en 40 a駉s.

     A inicios de esta semana, por ejemplo, Moody抯 Investors Services, dijo que si bien la calificaci髇 soberana de M閤ico no estaba en riesgo, si ve韆 condiciones preocupantes sobre las finanzas p鷅licas que podr韆n llevarla a recortar la perspectiva actual de 慹stable a 憂egativa, principalmente por el respaldo que unos d韆s antes anunci el gobierno de M閤ico a Pemex que podr韆 implicar la entrega de recursos p鷅licos a la petrolera estatal.

     Por lo general, las calificadoras recortan la perspectiva de los gobiernos o de las empresas que monitorean para dar una se馻l de que ven con preocupaci髇 la evoluci髇 de ciertos indicadores financieros y econ髆icos.

     Una vez que una calificadora degrada la perspectiva de una naci髇, estado, municipio, empresa o instrumento financiero, eso indica que a menos de que vea un cambio favorable en ciertas variables en los pr髕imos seis o 12 meses, recortar la calificaci髇 crediticia.

     揕a perspectiva negativa refleja que existe una probabilidad de al menos una en tres de que bajemos las calificaciones del soberano durante el siguiente a駉, escribieron los analistas de S&P en su reporte. 揈l consecuente debilitamiento del perfil financiero del soberano podr韆 llevarnos a bajar las calificaciones.

     En el caso de S&P, los elementos que dijo la llevaron a degradar la perspectiva de M閤ico son la decisi髇 del gobierno de L髉ez Obrador de detener las subastas de yacimientos petroleros que el gobierno del presidente Enrique Pe馻 Nieto ven韆 realizando para capitales privados, por las presiones adicionales que esa decisi髇 traer韆 sobre la petrolera estatal.

     El presidente de M閤ico decidi frenar esas subastas ante su apreciaci髇 de que los contratos asignado hasta ahora no estaban supuestamente arrojando los resultados esperados.

Hasta antes de la llegada al poder de L髉ez Obrador, el gobierno mexicano hab韆 subastado 107 yacimientos petroleros en los 鷏timos tres a駉s y medio, con los que obtuvo compromisos de inversi髇 por m醩 de 160 mil millones de d髄ares en las pr髕imas d閏adas. Los campos est醤 ubicados tanto en tierra, como en aguas someras o profundas.

L髉ez Obrador, sin embargo, ha dicho que si bien no contempla cancelar esos contratos, que surgen por los cambios legislativos y constitucionales aprobados en 2013 y 2014 para abrir el sector energ閠ico mexicano a los capitales privados --nacionales o extranjeros--, si quiere ver que arrojen resultados para entonces evaluar si conviene o no reactivar esas subastas.

Por lo general, el presidente ha sido muy cr韙ico de la apertura del sector petrolero, incluso indicando, desde su campa馻 presidencial, que la asignaci髇 de contratos no ha dado resultado, que la llamada reforma energ閠ica, como se llaman a esos cambios legales, ha sido un fracaso.

Claro que si bien es cierto que las inversiones ya realizadas en los yacimientos subastados, de cerca de mil millones de d髄ares, est醤 lejos de los montos comprometidos, las empresas ya han comenzado a producir crudo y gas natural, en una cantidad cercana a los 70 mil barriles de petr髄eo diario y 175 mil millones de pies c鷅icos de gas natural, de acuerdo con la Comisi髇 Nacional de Hidrocarburos (CNH), la agencia encargada de vigilar el desempe駉 de la industria petrolera.

Sin embargo, L髉ez Obrador ha sido displicente con estos logros por su oposici髇 a los cambios que se dieron en el pa韘 hace cuatro y cinco a駉s.

Claro que, contrario a esa postura, para S&P la menor participaci髇 de las empresas privadas en el sector energ閠ico podr韆 implicar una reducci髇 en la inversi髇 que requiere el pa韘, lo que a su vez podr韆 afectar el crecimiento de la segunda econom韆 m醩 grande de Am閞ica Latina.

Si el crecimiento se frena, entonces el gobierno podr韆 enfrentar un deterioro de sus finanzas por una posible menor recolecci髇 de impuestos.

A ese escenario, habr韆 que a馻dir la posible mayor carga fiscal que tenga que enfrentar la administraci髇 de L髉ez Obrador por el apoyo que ofreci a Pemex. De hecho, el gobierno ya revel que planea recaudar menos tributos de la petrolera estatal tras aceptar reducir su carga fiscal y adelantarle el pago de unas obligaciones laborales para ayudarla a enfrentar su situaci髇 financiera.

El gobierno incluso presupuesto para este a駉 una inyecci髇 de capital de cerca de mil 500 millones de d髄ares, tambi閚 para ayudar a Pemex a salir adelante.

揕a nueva estrategia para el sector energ閠ico coloca una carga financiera adicional sobre Petr髄eos Mexicanos (Pemex), la cual tiene un legado de d閎il desempe駉 operativo y financiero, adem醩 de afrontar limitaciones en sus capacidades t閏nicas, agregaron los analistas de S&P, en su comunicado. 揕a combinaci髇 de un d閎il perfil financiero y la necesidad de tomar un rol m醩 activo en el sector energ閠ico por parte de Pemex podr韆 aumentar el riesgo de mayores pasivos contingentes para el soberano.

A la problem醫ica que enfrenta el gobierno, habr韆 que sumar el deterioro en los niveles de confianza que registran algunos inversionistas sobre el futuro econ髆ico del pa韘. Si ese debilitamiento no se revierte en los pr髕imos meses, es probable que la econom韆 mexicana no reciba las inyecciones de capital necesarias para fomentar el empleo y el crecimiento del pa韘, lo que podr韆 empeorar m醩 la situaci髇 financiera del gobierno.

揈xiste el riesgo de que una menor inversi髇 del sector privado pueda reducir el PIB, debilitando la resiliencia econ髆ica de M閤ico, agregaron los analistas de S&P. 揈so, a su vez, podr韆 contribuir al deslizamiento fiscal y la incertidumbre del mercado financiero, potencialmente empeorando el perfil financiero del soberano y llevando a una rebaja.

Los comentarios de los especialistas de S&P van en l韓ea con los resultados de la 鷏tima encuesta del Banco de M閤ico (Banxico), donde los analistas consultados consideran que el clima para invertir en el pa韘, ante la coyuntura actual, ha empeorado.

En enero, 47% de los analistas consultados por el banco central consideraban que era un mal momento para invertir en el pa韘. Un mes m醩 tarde ese porcentaje lleg hasta 63%.

Para S&P otros factores como la cancelaci髇 del NAIM, m醩 los planes de cambiar la ley sobre consultas p鷅licas y la introducci髇 de nuevos coordinadores federales para supervisar la asignaci髇 de transferencias a los gobiernos estatales, tambi閚 podr韆n ahuyentar la llegada de inversi髇 y limitar el crecimiento de M閤ico.

揤arias de las acciones de la actual administraci髇 han afectado la confianza del sector privado y podr韆n presionar a la baja las expectativas de crecimiento econ髆ico e inversi髇 en el mediano plazo, dijo la calificadora. 揈sto posiblemente inyectar韆 mayor incertidumbre sobre las pol韙icas p鷅licas de la administraci髇 actual.

Los comentarios de S&P, tambi閚 van en l韓ea con la decisi髇 de Banco de M閤ico de ajustar a la baja sus pron髎ticos de crecimiento para este y el pr髕imo a駉, tal como ya han realizado otras instituciones financieras del sector privado, aqu y en el exterior.

Los integrantes de la junta de gobierno del banco central mexicano optaron por ajustar a la baja esa estimaci髇 para este a駉 de un rango que iba de 1.7 a 2.7% a un nuevo intervalo que va de entre 1.1 y 2.1%.

Standard & Poor's espera que el crecimiento del PIB de M閤ico se ubique en 1.8% en 2019, impulsado por el consumo y limitado por una d閎il inversi髇 privada.

Con el anuncio de cambio de perspectiva de hoy, S&P toma una acci髇 id閚tica a la que adoptaron las agencias HR Ratings y Fitch Ratings a finales de octubre del a駉 pasado cuando fueron las primeras en colocar la perspectiva de M閤ico en 憂egativa.




Fecha de publicación: 01/03/2019